Conoce a Sola Me Gusto: Las defensoras de la masturbación femenina

Jul 11, 2018 | Women We Heart

Después de siglos de ser tratado como he who shall not be named, la masturbación femenina finalmente ha empezado a dar señales de que podría comenzar a dejar atrás su bagaje cultural. Desde series como Broad City hasta celebridades como Gina Rodríguez hablando del tema públicamente, hemos visto un poco de representación en los medios recientemente. El mensaje es claro: Las mujeres se masturban. ¿Verdad? Bueno, no todas. En una encuesta realizada hace poco en los Estados Unidos, aproximadamente una de cada cinco mujeres dice que nunca se ha masturbado en su vida. Esto es súper sorprendente, dado a que la masturbación viene con una gran cantidad de beneficios y puede ayudarnos a comprender mejor nuestra sexualidad. Entonces, ¿somos más disfrutando de nosotras mismas? Nos sentamos con las chicas de Sola Me Gusto, Naza y Larissa, para hablar sobre la masturbación femenina y su gran proyecto para normalizar la misma en la actualidad.

Merodea: ¿Cómo llegaron a lanzar esta idea?

Sola Me Gusto: La idea comenzó porque, en el máster de Género y Comunicación que estuve haciendo en Barcelona, tenía que hacer un TFM (Trabajo Final de Máster), comenta Larissa. Naza se pasaba viendo videos de YouTube y me ponía a verlos con ella, específicamente de temas de sexualidad y feminismo de YouTubers. Un día decidí confesarle que me masturbé por primera vez a los 21 años. Me topé con la sorpresa de que Naza se masturbó por primera vez a los 23. Eso fue como un game changer para nosotras. De momento empezamos a hacernos un montón de preguntas, porque venimos de diferentes partes del mundo, y nos despertó la curiosidad de saber si éramos las únicas chicas que esperaron tanto para masturbarse o si era algo que más mujeres hacían o si era algo cultural. Queríamos ver qué era lo que estaba pasando. Ninguna de las dos había tenido ningún problema ni tabú al hablar de relaciones sexuales con pareja, ni traumas, añade Naza. Nos dimos cuenta que el problema empezaba cuando se hablaba de darse placer a una misma. Entonces dijimos, “aquí pasa algo”. Un extremo lo llevamos tan natural, pero cuando se trata de darse placer a una misma, tenemos algo que no nos ha dejado hacerlo. De ahí nació mi trabajo final. Pero después, nos sentamos a pensar y decidimos empezar Sola Me Gusto para crear conciencia y comenzar a hablar sobre esto, porque es un tema muy tabú. Queremos dar con el problema y si es posible ayudar a otras chicas.

M: ¿Cómo fueron sus procesos individuales para deconstruir el tabú que rodea a la masturbación?

Naza: Por mi parte, yo nunca había tenido problemas hablando, por ejemplo, con mis hermanas (¡Trillizas!). Siempre habíamos hablado de forma natural de temas sexuales, pero a pesar de toda nuestra confianza, había algo que me estaba obstaculizando hablar sobre la masturbación, me di cuenta que me estaba obstaculizando a mi misma. Desde que soy pequeña, soy lesbiana, estoy 100% segura de mi orientación, pero siempre me limité a seguir los pasos que lo adultos esperaban de mi. Por mucho tiempo no me plantee tener relaciones con una chica. Yo estuve en una relación de 7 años, una relación monógama, heterosexual. Cuando llegué a Barcelona, me dije que esta no era la vida que quería llevar, no estaba siendo honesta conmigo misma. Yo me dije a mi misma, “Naza, tienes que espabilar”. Entonces lo que hice fue cortar 100 por 100 con esa relación y empecé a ver videos de YouTube. ¿Por qué? Hay videos de risas, pero hay videos de la gente de la calle que no le importa hablar de su sexualidad o sus experiencias a miles personas que los ven. Entonces como a mi me daba vergüenza hablar de esto con mis hermanas. Lo primero que hice fue empezar poco a poco, en especial con videos que nadie sabía que veía, pero que me formaban mucho y me daban fuerza para construirme a mi. Y empecé a pensar, “mastúrbate, conócete, porque va a llegar el día que conocerás a una chica y no vas a saber cómo masturbarle. Ni vas a saber decirle tú ven por aquí o ve por allá. Ponte las pilas y aprende que no pasa nada”. Ahí empezó la desconstrucción y la salida de la jaula interior hacia el exterior.

Larissa: Mi proceso fue un poco diferente, pero hasta cierto punto similar. Había tenido novio desde los 13 años y al venir a Barcelona fue la primera vez que me encontré soltera. Tenía mucho miedo a estar sola, porque no me conocía. Claro, si estás mucho tiempo con pareja, no sabes estar sola realmente. Siempre he sido muy abierta mi casa, pero a mi nunca me dio curiosidad masturbarme, porque nunca lo vi. No lo veía en las películas, en las canciones, en la publicidad, no se ve. La masturbación masculina está muy representada. Todo el mundo sabe que los hombres se masturban, pero no se ve representada la femenina en los medios. Ahora las cosas están cambiando, se está viendo un poco. Pero yo siempre he sido una chica que ve muchas chick flicks y pues no se veía. Entonces, vine a aquí y se comenzó a normalizar el tema. Pasó de ser algo que me daba mucha vergüenza a algo normal como lavarme los dientes. Parte de la deconstrucción más grande es hablarlo. No bajar la voz cuando digas “bueno, ayer me masturbé”. Hablarlo con claridad. Desde que me masturbo con seguridad, me siento con más confianza porque sé que puedo estar conmigo misma. Me he dado cuenta que me gusta estar conmigo misma y ya no le tengo miedo a la soledad. Nunca estaré sola.

Me he dado cuenta que me gusta estar conmigo misma y ya no le tengo miedo a la soledad. Nunca estaré sola.

M: ¿Cómo ha sido la reacción hacía su trabajo?

SLM: Hemos tenido mucha suerte, porque en Barcelona tenemos un círculo de apoyo de amigas y de gente conocida que nos apoyan mucho. Esto ha sido energía extra para seguir casi un año con el proceso de Sola Me Gusto. Pero muchas veces nos damos cuenta que vivimos en una burbuja feminista y, cuando salimos de ahí, nos damos cuenta que nuestro proyecto hace mucha falta para abrir mentes, porque nos pasó que, para el 8M (La marcha del Paro Internacional de Mujeres; 8 de marzo), nosotras decidimos hacernos unas t-shirts que decían Sola Me Gusto y también hicimos pancartas: una decía, “no quieren ni que falle ni que folle”, y la otra, “soy mujer y me masturbo”. Entonces, íbamos a tirar unas fotos para visibilizar nuestro mensaje y eso. Cuando nos ponemos para que nos tiren una foto, de momento un montón de periodistas se paran enfrente y nos rodean. Nosotras, nada, nos mantuvimos con las pancartas arriba. Seguimos y durante la marcha un montón de mujeres vinieron a darnos las gracias por hablar de la masturbación.

Cuando nos levantamos al otro día, éramos la portada digital de un montón de periódicos. Salimos en El País, La Vanguardia, USA Today, en un montón de periódicos alrededor del mundo. Eso nos dio mucha fuerza, porque pensamos “coño, nuestro mensaje es súper potente y le ha dado la vuelta al mundo, se ha vuelto viral”. Pero bueno, siempre hay otra mirada. Salimos también en una página que se llama Forocoche, Forocoche es una página española que ponen cosas que se van virales y las discuten. Ahí hay muchos hombres que están en contra del feminismo y se creen que les perjudica o se quiere acabar con los hombres. Entonces, se dedican a subir fotos y comentar lo buena que está una tía o lo ridícula que se ve. Salimos en otra página fascista, también española, está en Facebook. Y los comentarios eran todos malos, más de 1,000 comentarios malos. Leímos todos, eran fuertes y lo más flojo que nos decían era ‘putas’. Fueron desde “nadie las toca con un palo” hasta “son feas”. Bueno, se llegaron hasta a meter con nuestras familias. Pero es algo que no nos dolió, porque estás corroborando que proyectos como Sola Me Gusto y cosas así hacen falta. Y hace falta la visibilización de la sexualidad de la mujer. Gracias, porque nos están confirmando que esto hace falta.

También, nos ayudó un montón no pasar esto solas. Me llega a pasar esto sola y tendría un lloripari en casa encendido, añade Larissa, porque nos dijeron cosas super heavy. Pero sentir el apoyo de nuestras amigas, Naza y yo estuvimos muy conectadas en ese momento, dándonos fuerzas. Hicimos un video explicando lo que nos pasó y muchas personas nos escribían aparte “fuerza, chicas, lo que hacen está bien”. En realidad, hemos recibido un apoyo increíble en todos los sentidos.

M: ¿Cuál es la importancia de resaltar la masturbación de las mujeres?

SLM: Como es un tema tan tabú que no se ve representado en la mayoría de los medios, es importante dejar saber que existe. Por muchos años nos han quitado nuestro placer, es bueno reivindicar que existe, que todas podemos ser autosuficiente y podemos darnos placer. Si miramos, todas conocemos el cuerpo de un hombre, pero muchas no conocemos nuestro cuerpo. Casi todos saben dibujar un pene, pero no una vulva. Esto te ayuda a conocer, saber qué quieres y te llena de una seguridad inexplicable. Es algo súper bonito. Existe, es posible y lo tenemos que normalizar ya.

Me gustaría añadir también la poca representación que hay en las películas porno, dice Naza. Claro, por la horrible educación sexual que hay, muchísimas personas se educan con el porno, así que el placer femenino solo se ve por y para el hombre. Tenemos que empezar a mover la idea que nos estamos masturbando para nosotras, tenemos que aceptar eso. Los hombres tienen que aceptar que nosotras nos podemos dar placer sin la necesidad de un hombre o un acompañante. Esto para ellos no es una amenaza, es un enriquecimiento natural igual que para ellos lo ha sido. Por eso tenemos que luchar por ese derecho, es algo básico.

M: ¿Tienen algunas anécdotas personales o de amigas que las hicieron decir: “Ok, necesitamos hablar de esto”?

SLM: De esto mismo nace el libro, ¡tenemos un montón! Comenzamos por la curiosidad de saber si otras chicas habían pasado por lo mismo y qué es la que hay alrededor del mundo, ya hemos entrevistado a más de 60 chicas de todas partes con las mismas 4 preguntas. Esto ha sido una experiencia súper enriquecedora, porque en realidad la mayoría de las chicas no las conocemos. Está brutal, porque siempre nos dan las gracias, ya que no han podido nunca hablar de esto con su familia, con sus amigas, con su novio y eso. Siempre decimos que es bien gracioso que no sabemos qué le gusta comer a la chica, si es vegetariana o qué hace en su tiempo libre, pero sabemos exactamente cómo se masturba. Hay unas que nos han dicho que se sienten más segura hablándolo con su pareja y disfrutan más, tienen más seguridad caminando por la calle, todo esto está conectado. Nos dicen cosas como, “gracias a Sola Me Gusto-, Como si fuéramos una persona, “gracias a Sola Me Gusto, he podido hablar con mi pareja de esto o me masturbé por primera vez con las manos”. También, ha sido súper bonito porque ahora mismo en el libro vamos a contar 15 anécdotas. Estas anécdotas no se van al olvido. Las vamos a contar en diferentes medios, historias, en charlas y otro tipo de medios. Las vamos a contar de manera anónima, solamente compartimos la edad y la nacionalidad. Es situar todo en un contexto, porque parece que no, pero todo esto influye.

Llevamos un tiempo stuck en las redes y en YouTube, porque estamos terminando el libro, pero es porque es necesario hablar de esto. No tan solo hablarlo, sino también escucharlas. Que cuando lo lean y nos vean en las redes se sientan que todas somos amigas, que se identifiquen. Si no es con una historia es con otra. Teníamos miedo que con cuatro preguntas todas las historias se parecieran, pero no. Ninguna historia se parece, cada historia es un mundo. Es increíble saber eso, que en un mundo en que la masturbación es mal vista, cada una hemos dado un paso para empezar por donde hemos querido. Es como un acto de rebeldía. No nos hemos enfocado mucho en las redes ahora, porque queremos que el libro sea perfecto. Porque si vamos a hacer esto, queremos que sea un referente.

También, añade Larissa, al ser un diario, hablo mucho de nosotras las latinas. Se habla de la hipersexualidad de las latinas. Hemos tenido mucho apoyo de muchas partes de América Latina. Se tenía esta percepción de que para la mujer latina, la caribeña, la sexualidad era mucho más tabú, pero nos hemos dado cuenta que es en realidad en todo el mundo. Y es reivindicar toda nuestra cultura tan bella a través de estas historias.

¡Sola Me gusto está ahí para ti! Puedes ir al Facebook o escribir por e-mail a info@solamegusto.com, si tú o tus amigas están buscando educarse más sobre el tema, contar su historia o enterarte de cuándo sale el tan esperado libro.