Lo que el 2020 le puede regalar al 2021: de ti para ti

by | Dec 28, 2020

El 2020 se hizo notar, y no será olvidado. Ha sido un año fuerte y por esa razón, debemos mirar atrás a cómo nos ayudó a crecer como personas. Usualmente, las resoluciones de año nuevo son: “bajar de peso”, “renunciar a un hábito” o “hacer más ejercicio”, entre otros. Dado que este es el año de los cambios, vamos a darle un spin nuevo a nuestras resoluciones. Escríbete una carta de tí, para tí. ¿Quién te conoce mejor que tú? Date esos consejos que sabes que vas a necesitar. Esto se trata de cómo este año te puede ayudar para el próximo. Acuérdate de lo que en realidad importa: no los cambios físicos, sino los emocionales.

¿Dónde empiezas? 

El primer paso sería mirar atrás a cómo todo comenzó y cuánto hemos cambiado desde aquel entonces. Reconocer los cambios por los que fuimos para llegar a donde estamos ahora. Muchas cosas tenían que pasar para que podamos crecer. Así que… ¿Qué aprendiste? 

Hay tantas lecciones que como colectivo aprendimos. Una de las lecciones más grandes tendría que ser la paciencia. Hemos esperado por gran parte del año. Esperamos por las órdenes ejecutivas de la gobernadora, esperamos por nuestras órdenes de internet, esperamos en algunas filas largas y, sobre todo, esperamos que todo vuelva a la normalidad. Al final, todo es paciencia.

Por eso, ahora no es momento para rendirse, sino para reunir nuestras fuerzas y decirnos a nosotrxs mismos que vamos a salir de esto. Necesitamos ese recordatorio constante de que esto también pasará. Todo lo que necesitamos es adaptarnos a la nueva realidad mientras tanto. No tenemos que cambiar nuestras metas, sino cambiar nuestros métodos para lograrlas. Podemos encontrar nuevas maneras de prosperar a pesar de estas circunstancias. 

Algunos no nos sentimos como nuestras mejores versiones debido al estrés de la situación. Está bien no estar bien, seguiremos creciendo.

Y, ¿cómo la escribes?

Nadie te conoce como tú, claro. Escribe lo que sientes que está correcto y si necesitas ayuda extra, aquí tienes un ejemplo que puedes seguir a tu gusto…

Queridx yo-del-futuro,

Ya lo peor pasó, el 2020, y sobreviviste. Debes estar haciendo algo bien. Aprendiste este año lo que en realidad significa ser paciente. Tus fuerzas te llevaron a donde estás ahora y perseveraste todas las adversidades que te tiró este año. No olvides que hay más para superar, pero no es algo que no puedas manejar. Enfócate, a cambio, en tu salud mental. No gastes tiempo y energía en el fitness, si lo único que te importa es rebajar una cantidad absurda- eres mejor que eso y lo sabes.

Yo del 2020

Este es solo un corto ejemplo. Le puedes añadir tu perspectiva personal con ejemplos que sabes que te van a ayudar a recordar lo mucho que aprendiste este año. Hazlo todo tuyo.

¿Qué otras metas puedes incluir o cambiar?

  • Ser más agradecidx, dejar de dar las cosas por sentado. Aprecia lo que tienes, mientras lo tengas. 
  • Ser paciente. Ya la paciencia no te extraña, pero ahora es tu mejor amiga, te llevará lejos. Confía. 
  • Priorizar la familia. Nunca sabes cuándo será la próxima vez que veas a tu familia, aprovecha tu tiempo con ellxs a lo máximo. 
  • Hacer tiempo para ti. Mucho de tu tiempo lo pasas haciendo cosas para otrxs. Separa tiempo para relajarte, descansar y conocerte. Que este no sea tu único ejercicio de introspección. 
  • Hacer ejercicios y meditar para mejorar tu salud mental y física, conociendo tus propios límites.

Cada año es necesario sacar un espacio para identificar en qué áreas de tu vida quieres crecer y hacia dónde quieres que tu vida vaya. Este año haz un cambio para mejorar tus metas. Deja atrás las expectativas poco realistas y mantén en la mira lo que en realidad necesitas para crecer como persona. Dile adiós al 2020 y recibe con brazos abiertos al 2021. ¡Feliz año nuevo!