6 razones para dejar de usar ese molestoso brasier

by | Oct 11, 2018

Desde esa primera vez que nuestras mamás nos llevaron a las tiendas a comprar nuestro primer training bra, no nos hemos cuestionado el uso y beneficios de un sostén. ¿Te has puesto a pensar en las consecuencias que puede traer usar un brasier tan apretado en tus boobs? Pues, para empezar debes conocer un poco sobre la estructura de tus pechos. Los senos están compuestos de tejido muscular, grasa, ductos y lóbulos y, por supuesto, la dermis que cubre todo. Y como cualquier otra parte del cuerpo, requieren su propio cuidado. Pero el sostén, por más que nos hayan enseñado que es indispensable, deshacerte de él te puede brindar un sinfín de beneficios.

¡No más boob sweat!

Con el calor que hace aquí, a veces hasta para ponerte un brasier lo tienes que pensar dos veces, más aún cuando se trata de un sostén hecho con poliéster u otra fibra sintética. Además, con el sudor vienen las bacterias. Cuando se te acumula en el sostén te puede provocar desde mal olor hasta el odioso acné en la espalda. Así que deja a esas boobies respirar.

¿Te las deja saggy o no?

Todas quisiéramos tener los senos más perky y eternamente jóvenes, pero la gravedad y los años trabajan duro. Quizás pensarías que usar un sostén ayudaría a mantener todo en su lugar, pero según un estudio realizado en la Universidad de Francia-Compte, eso precisamente es lo que hace que los músculos encargados de mantener tus boobies on point se debiliten. Por ende, con el transcurso del tiempo, terminas con los senos caídos.

Promueve tu circulación

¿Quién de nosotras no se ha quitado el brasier después de un día largo y se ha topado con las marcas de los alambres y los straps en la piel? Es lo peor, y completamente innecesario. Aunque decidas usar un sostén, en lo mínimo deberías usar uno ajustado a tu tamaño. Pero ese sentimiento de libertad total lo puedes tener siempre. Es tan sencillo como dejar ese sostén (y el miedo) en la gaveta. #FreeTheNipple

No dejes que te quite el sueño

Si a estas alturas todavía eres de las que duerme con sostén por la noche, deja eso ya. Tras que es incomodísimo, tu sueño se afecta. No hay actividad tan importante como dormir las debidas horas de sueño. Hasta el detalle más mínimo nos puede impedir una sesión de sueño satisfactoria. Eso incluye los brasieres apretados, con alambres que puyan y elásticos que hincan. Y hello, estás en la intimidad de tu hogar, quédate tranquila.

Normalicemos todos los cuerpos 

Si eres una chica con senos grandes, esto de dejar de usar sostén es más fácil de la boca para afuera. El estigma que estos cuerpos reciben no es el mismo. Incluso, hay casos donde las mujeres necesitan su brasier para prevenir dolor de espalda que le causan el peso de sus senos. Pero el espíritu del movimiento es tratar de normalizar todo tipo de cuerpo. Así que, si tienes boobies grandes y te sientas cómoda quitándote el brasier, más poder para ti, ¡chica!

No somos objetos sexuales

Toda chica sabe que desde el momento que nos comenzamos a desarrollar, nuestros senos han sido motivo de conversación. No importa el tamaño—sean melones o limones—probablemente te has sentido que tu anatomía es algo que debes esconder. Salir sin sostén, aunque sea por este día solamente, reta la idea de que nuestro aspecto natural es hípersexual y ofensivo. ¡Rompamos con estos tabúes que limitan nuestra libertad y salgamos a la calle como más cómodas nos sintamos!