Deliana Olmo y el Arte de Conectar con el Público

Deliana Olmo y el Arte de Conectar con el Público

Nov 9, 2016 | Trabajo, Women We Heart

La comunicación efectiva, la conexión entre marca y cliente, la búsqueda de soluciones a las necesidades específicas de cada marca, la importancia de balancear la vida personal y la profesional… estos son solo algunos de los cientos de asuntos que diariamente ocupan la mente de Deliana Olmo, relacionista pública y presidenta de DOT Communications. Con su ética de trabajo, conocimiento y experiencia insuperables, Deliana ha logrado posicionarse como una de las personas más influyentes en el mundo de las comunicaciones en Puerto Rico. Nos sentamos a conversar con Deliana en la terraza de St. Germain en el Viejo San Juan acerca de su trayectoria, la función de las relaciones públicas y las destrezas que se requieren para sobresalir en un mundo tan competitivo.

Merodea:  ¿Cuál es el talento más importante que una persona debe tener para ser exitoso en el mundo de las comunicaciones?

Deliana Olmo: La capacidad de conectar con el ‘target’. Tenemos que trabajar con diversos clientes, y si no tienes la capacidad de hacer contacto puedes hacer mucho ruido, pero si no haces lo necesario no vas a ser exitoso. Hay que conocer el público, dónde están, su estilo de vida. Hay que saber moverse en los nichos específicos para conocerlos.

M: ¿Te apasiona tu trabajo?

DO: No me veo haciendo otra cosa. En mi familia nadie tiene relación con este mundo. Al principio, en la escuela, me encantaban las relaciones internacionales, y luego los orientadores me recomendaron el área de las comunicaciones y las relaciones públicas. Me apasiona poder trabajar con todo tipo de público y el hecho de que me puedo insertar en todo tipo de industria.

M: ¿Cuál es la industria que más te gusta?

DO: El sector de lujo, en el que llevo varios años. Actualmente tenemos varias marcas de licores Premium. Lo más que me apasiona es la evolución y transformación del concepto lujo; que se aleja del concepto que tiene que ver con el valor económico. Trabajamos el lujo desde una perspectiva diferente donde el lujo es algo individual donde se disfruta de las experiencias, sencillez y profundidad que te agrega la experiencia en sí.

M: Hay una percepción de que las relaciones públicas tienen dos funciones principales: organizar actividades y ‘apagar fuegos’. ¿Qué tiene esto de cierto?

DO: Yo entiendo que las dos se hacen, y son las ocasiones más reconocidas porque son las más que llaman la atención. Sin embargo, son solo un complemento de un programa más completo, de un plan a largo plazo.

M: ¿Cómo trabajas con el cliente? ¿Sigues el plan de ellos o impones tu estrategia?

DO: Algunas marcas tienen su librito, y eso va por encima de cualquier idea que nosotros tengamos. Lo importante es identificar cuales son las necesidades del cliente. Puede que te diga, por ejemplo, ‘vamos a hacer un comunicado de prensa’, pero puede ser que eso no es necesariamente lo que les conviene. Entonces conversamos y descubrimos lo que realmente hace falta.

M: ¿Cómo manejas los clientes ‘difíciles’?

DO: Yo tengo doctorado en eso (ríe). Número uno, mucha paciencia y ponernos en los zapatos del cliente. Ellos tienen mucha presión y han invertido mucho. Número dos, educarlos para que conozcan qué servicios son los mejores para sus necesidades. Un cliente educado se puede manejar mucho mejor.

M:  Tienes una carrera extensa y de mucho éxito; ¿sientes que ser mujer te ha afectado en algún momento?

DO: Puede que sí pero yo no estoy muy pendiente a eso. Especialmente cuando te reúnes con clientes y la mayoría son hombres. A veces sucede, pero de mi parte no le hago caso y sigo hacia delante.

M: Con tanto trabajo, ¿tienes vida personal?

DO: Claro que sí. Eso es la clave. La tengo ahora pero no la tuve por varios años. Ahora encontré el balance, pero antes no paraba. Trabajaba y trabajaba, pero me di cuenta que cuando hago cosas que me gustan (familia, ejercicios, amigos) soy más productiva. La balanza nunca está derecha, pero estoy ahí.

M: ¿Cómo has visto el cambio en las comunicaciones con la llegada de las redes sociales? ¿Sirven de ayuda o son solo instrumentos para hacer ruido?

DO: En mi área, las comunicaciones, tomó mucho tiempo aceptar que las redes están para quedarse. Nosotros, sin embargo, nos insertamos desde temprano. Si queremos lograr cobertura gratuita, tenemos que ser bien estratégicos. Muchas de las noticias viven primero en digital, generando buzz, y luego van a los medios tradicionales. Nos ha servido de mucho, ya que nos permiten conectar con personas que antes no habríamos tenido la oportunidad de alcanzar. Lo malo es que cualquier persona con un aparato tiene la capacidad de reportar, por lo que hay que ser muy cuidadosos.

M: ¿Cómo es un día más o menos ‘normal’?

DO: Me levanto a las 6 de la mañana y estoy media hora en la cama revisando las redes sociales. Luego vienen los ‘mommy duties’, con mi esposo, Desayuno, lonchera, y luego llevar a mi hijo a la escuela. Más tarde hago otro catch up, ya que no me quiero perder nada. Llego a la oficina a las 10 de la mañana, y allí paso el día entre reuniones, eventos, hablar con mi equipo de trabajo, etc, etc.

 M: ¿Tu trabajo te requiere viajar mucho?

DO: Mi trabajo me ha dado la oportunidad de ir a sitios increíbles como Capetown en Sur África, Rio de Janeiro y Amsterdam. Además, como les comenté, de poder exportar nuestros servicios a Latinoamérica y el Caribe.

M: ¿Creatividad o disciplina?

DO: No me atrevo escoger ninguna. Las dos son importantes. La creatividad es importante para cuando la cosa se pone difícil. Pero obviamente la disciplina es muy importante. Yo lo aprendí a la mala: cuando me fui por mi cuenta, si no hacía el trabajo, el negocio no iba hacia delante.

M: ¿Qué consejo darías a las mujeres que quieren ingresar en el mundo de las comunicaciones?

DO: Que entren porque les apasiona la idea de comunicarse y de conectar con las personas. Que hagan práctica, práctica, práctica. Los estudios son buenos, pero hay que hacer mucha práctica. Por último, que tengan paciencia y que no tengan miedo a equivocarse. Una vez leí que ‘overnight success usually takes 15 years’, y comprendí que no hay tal cosa como éxito de la noche a la mañana.

Por Mercedes Luna

TOP
This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Pin It on Pinterest