Empresaria y Madre: Karen Redondo de Kamoli Kafé Rompe el Mito

Empresaria y Madre: Karen Redondo de Kamoli Kafé Rompe el Mito

May 24, 2017 | Features, Trabajo, Women We Heart

Ser dueña de negocio, y especialmente dueña de restaurante, es un trabajo que consume todas las horas del día, todos los días de la semana. Y, si a esto le sumamos ser madre y estar a cargo de la crianza de una hija, no cabe sino preguntarnos, como en la famosa canción de salsa, “¿y cómo lo hace?”. Así es la vida de Karen Redondo, dueña de Kamoli en la Calle Loíza y madre de Mila, una hermosa niña de nueve años. Nos sentamos con Karen a tomarnos un café y conocer cómo logra un balance entre su vida como madre y sus responsabilidades profesionales, los comienzos de Kamoli, el cambio en la Calle Loíza y sus planes para el futuro.

Merodea: ¿Cuando abriste las puertas de Kamoli?

Karen: En el 1999 en la Calle San Jorge. Soy diseñadora de ropa, y Kamoli comenzó como una boutique. Estuve así hasta el 2010, que fue cuando abrí en la Calle Loiza con un concepto de comida saludable.

M: ¿Por qué decides hacer el cambio?

K: Por la economía. Viví en Indonesia y viajaba constantemente, pero cuando tuve a mi hija me tuve que reinventar. Comencé con un café, algo pequeño, y poco a poco empezó la demanda de la comida y fue reduciendo la venta de ropa. Se dio naturalmente, y aproveché la oportunidad.

M: ¿Cuáles son tus responsabilidades diarias como dueña de Kamoli?

K: Son muchos detallitos, desde la compra de comida, bregar con los empleados, la ropa, la tienda, los permisos, que todo esté en orden. Son muchas cosas. ¡El tiempo apenas me da!

M: ¿Cómo manejas el tiempo entre tu hija y tu negocio?

K: Durante las horas de escuela lo hago todo (ríe). Los fines de semana mi mamá me ayuda, o si no me la traigo para que vea lo que yo hago. Ella me está comenzando a ayudar. Cuando era más pequeña me daba mucho más trabajo, porque requería más atención. La idea es que al final ella sepa todo acerca del negocio. Ella a veces viene y da vueltas y atiende las mesas. ¡Pero el tiempo apenas me da! En el restaurante tengo mi vida social. Aquí vienen mis amistades. No soy muy nocturna, soy más de quedarme en casa viendo Netflix. Si quiero ser una mamá responsable, tengo que hacer un balance en el tiempo.

M: ¿Qué piensas acerca del mito que dice que es casi imposible ser madre soltera y empresaria exitosa?

K: Yo creo que sí está bien que uno quiera enfocarse primero en lo suyo. Pero la realidad es que cuando uno se enfoca en lo suyo después es bien difícil sacar el tiempo para criar. Mi hija es mi razón para seguir adelante, para no dejarlo caer. Es mi motor, mi fortaleza, mi bendición, y todo lo que hago lo hago para ella. Quiero un negocio que dure mucho tiempo para que ella pueda seguir con él.

M: ¿Cómo es tu estilo de crianza?

K: Soy bastante liberal. Ella es mi amiguita. Lo más que trato de enseñarle es la diferencia entre el bien y el mal. Ella es bien líder, no le tiene miedo a nada. Yo trato de que no viva en una burbuja. Vamos al parque, a la playa, al museo, de shopping. Me encanta janguear con ella. Lo que siempre le digo a Mila es que no importa lo que haga, siempre debe tratar de ser la mejor. Después que sea feliz, que haga lo que quiera.

M: ¿Cómo has visto el cambio en la Calle Loíza desde tu llegada?

K: Cuando yo llegué no había nadie. Estaba yo sola, y al año abrieron Barbero, Beast, TresBe, y así hasta como está ahora. Los cambios han sido buenísimos y la Loíza se ha convertido en un importante centro gastronómico.

M: ¿Cuál es tu secreto para el éxito?

K: Para mí, lo más importante es la perseverancia, la buena administración y tener buen ojo para darse cuenta de lo que está pasando en la calle y lo que la gente quiere. Cuando comencé Kamoli en la Loíza, alguna gente me decía ‘estás loca, cómo vas a vender ropa y comida en ese lugar’. Pero yo seguí mi corazón, y esa ha sido mi clave para seguir adelante. Cuando me pongo algo entre ceja y ceja, lo hago.

M: ¿Qué planes tienes para el futuro?

K: Ahora mismo estoy construyendo un estudio de yoga en el segundo piso de Kamoli. Lo quiero abrir pronto, así que pendientes.

Por Mercedes Luna

TOP
This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Pin It on Pinterest