Maneja los comentarios y preguntas no solicitadas en las fiestas navideñas con estos consejos

Nov 26, 2019 | Cuerpo y Mente, Nuevo

Finalmente llegó la época más esperada y feliz del año… pero las fiestas que se aproximan siempre traen consigo algo súper innecesario e inevitable: los comentarios y preguntas annoying de los familiares. No obstante, existen maneras de enfrentarse a estas situaciones que nos permitan continuar disfrutando la fiesta, porque no hay tiempo para pasarla mal por culpa de otrxs. 

Para comenzar, siempre es recomendado que se practiquen ejercicios que fomenten la paciencia, la tranquilidad y el bienestar. Incluye en tu rutina diaria ejercicios de meditación y respiración o actividades “grounding”, tal como caminar en la playa, que te llenen de paz. Mientras mejor te sientas y más altas tenga las energías, menos posibilidad hay para que lo que digan otrxs te afecte.

En primer lugar, debes tener en mente que lo que sea que te digan, realmente no tiene que ver contigo. En estas situaciones, la clave es no permitir que la conversación continúe desarrollándose en torno a ti. Hay diferentes formas de evadir este tipo de preguntas (escoge la que te sea más natural para ti). Por ejemplo, si eres de lxs que los chistes y las respuestas graciosas te salen fácilmente, la pregunta “¿Cuándo te casas?” puede ser seguida por “Ay mijx, cuando baje la tasa de divorcio”. Claro está, siempre teniendo en cuenta que la respuesta no le falte el respeto a la otra persona. El objetivo es que la respuesta termine la conversación y no requiera que realmente te involucres en ella de forma personal.

Otra opción para desviar las preguntas no solicitadas es rápidamente hacerle un comentario a la otra persona. Si le hablas acerca de algo personal de ellos, es muy probable que se vayan a interesar en lo que les estás comunicando. Un ejemplo de un comentario puede ser acerca de su aspecto físico tal como “Oye, ¿te hiciste algo diferente en el pelo?”. De esta manera, cambias el enfoque de la conversación de ti a la otra persona. Además, recuerda que siempre tienes la opción de decir directamente que no quieres contestar la pregunta o que no te parece apropiada, es tu derecho humano.

Recuerda que si es una situación en la que sabes que estarás en una posición demasiado incómoda, siempre tienes la opción de simplemente no ir a la actividad familiar. Pon tu salud mental y tu felicidad antes que todo lo demás. Además, teniendo en mente que es común que las fiestas navideñas están acompañadas por el alcohol, es recomendado que en situaciones que te puedan producir ansiedad, limites el  consumo del mismo. Y si es el caso de que algo ocurrido te afecta profundamente, consulta ayuda profesional. 

¡En esta época navideña, regálate paz y amor propio! 

Colaboración con Lourdes Soler, psicóloga. 

Escrito por

Alicia Soler