Crónicas de amor en tiempos de Social Media

by | Sep 16, 2019 | Cuerpo y Mente, Nuevo

No sé qué será, pero al ser humano le encantan las historias tipo ‘Trágame Tierra’. Entre amigas nos contamos historias de mal de amores, papelones, bochornos y revelaciones que nos dejan boquiabiertas; y con la llegada de la era tecnológica y El amor en los tiempos de internet, estas crónicas son cada vez más increíbles. Cada día son más las personas que recurren a la fibra óptica para relacionarse con otrxs. Esto se ha limitado a la atracción física, superficial y pasajera provocando que con un solo swipe terminemos contando Papelones de Tinder. Esa combinación de factores provoca que la gente pierda la vergüenza y ‘se tiren de pecho’. Así surgen los papelones en Social Media… aunque afortunadamente hay historias con finales felices.

La tecnología portátil en la última década impactó nuestra vida cotidiana cambiando la forma en que buscamos y mantenemos relaciones. Décadas atrás las mujeres eran cortejadas cara a cara antes de aceptar salir. Las cartas de amor y las costosas llamadas desde un teléfono público eran esenciales para mantener una relación. Hoy día, las redes sociales son responsables de encender nuevas relaciones amorosas y mantener las viejas. 

¿Qué sucede cuando un match made in heaven se convierte en un papelón de madre?

Le volvimos a preguntar a nuestra comunidad sus experiencias cringe-worthy de Social Media y estas fueron nuestras favoritas. 

 Indeed who!?

Mujer en sus 20 y picos

Cuando me mudé a NY, salí con un muchacho en Tinder y el primer date fue super awkward so nunca nos volvimos a hablar. Después de un año de ese date, una amiga se muda de Puerto Rico y estaba buscando trabajo – me acordé que el muchacho de Tinder era dueño de una joyería (mi amiga tenía experiencia en ventas de joyería) y le textié que si estaba reclutando… terminó contratándola. Después de eso conocí a mi novio actual en Bumble y llevamos juntos desde marzo 2016.

Family Matters

Mujer de 25 años

¡Atácate darling! Estaba comenzando a salir con un muchacho que era artista y músico lo cual pensé que lo harían más interesante, pero no, aburridísimo. Pero me trataba bien. Así que yo seguía buscándole el fun. Yo estaba interesada en otras cosas. Quería conocer más gente.

Yo usaba Facebook e Instagram como Tinder (esto fue antes del boom) y aquí conocí esta muchacha con la que desde hace tiempo llevaba coqueteando de manera cibernética. Muchos likes, muchos ojos con corazones en los selfies, ya tú sabes. salí pocas veces, pero hablába y coqueteaba con ella con regularidad vía text. Al muchacho lo veía más. Pues un día estoy hablando con él luego de darnos varios hits y comenzaron las confesiones. Entres las varias cosas que me confesó, me enteré que la muchacha que me encantaba era hermana de él. Y para completar me lloró expresando que no quería perder comunicación conmigo – no llevábamos ni dos semanas saliendo. Eso es mucho para mí. Me sentí mal por haber hecho lo que hice, pero me tiré el ghosting nivel lo borré a él y a la hermana.

Jum, ¿ese es el jefe?

Mujer en sus 30

Estaba en un “girls night” y decidimos abrir la cuenta de Tinder de una amiga para divertirnos un rato. La diversión se acabó cuando nos encontramos a nuestro jefe casado y hasta con hijxs “solo ahí para hablar y hacer amistades”.

Mira, ¿qué tú haces aquí?

Mujer en sus 30

Nunca me ha gustado Tinder, pero en un momento decidí crear una cuenta por diversión y curiosidad. Desde el principio todo me pareció al garete (opinión bien personal y sin juzgar a nadie), pero más al garete me pareció que un amigo súper close  a mí y con novia estaba ahí, listo para un match. 

El Rey del Pop Latino 

Hombre en sus 30

La chica al final del date me dice: “¿Quieres fumar?”. Y yo, “yo no fumo”. Ella respondió, “pero esto es pasto”. Me puse nerviocito porque nunca había fumado eso. Al final lo hice. Me puse bien loco porque fumé un montón y empecé a cantarle canciones de Ricky Martin.  

Confusiones de la vida

Mujer en sus 30

Estaba saliendo con un muchacho y habíamos quedado en que iba a cocinar en su casa. Llego a la casa y parece que se confundió de día, porque ya tenía otra muchacha allí. Con el mejor par de senos que yo he visto en mi vida. Él estaba mega avergonzado pero yo le dije “you make sure you don’t do anything to ruin your relationship with those perfect boobs” hahahaha. #bestboobsever

Eh, ¿qué hago ahora?

Mujer en sus 20

Salí con un muchacho que resultó ser epiléptico y tuvo un ataque mientras andábamos por el viejo San Juan y encima el bartender me dio un beso en su cara.

La viajera con suerte

Mujer de 20 años

La primera vez que tuve la oportunidad de ir a París, ocurrió algo que siempre recordaré. Caminaba por el Champs-Élysées de noche y me pasó por el lado una de las mujeres más bellas que he visto en mi vida, montada en una motora con stilettos puestos. Nunca antes había envidiado a alguien tanto. Corría por la noche entre todas las luces de Paris encima de una motora. Tenía 12 años pero me propuse que no podía morir sin hacer lo mismo. La semana santa pasada tuve la oportunidad de volver a la ciudad de las luces con todos mis mejores amigos. Tenía que conseguir una manera de montarme en esa motora. La primera noche, me senté en el lobby del hotel y allí andaban mis amigos, redescubriendo sus tinders en París. Yo, pues, terminé haciendo lo mismo y después de 5 minutos lo encontré. Un tal Gastón de 20 años que le gusta la música tecno y le encanta dar vueltas en su motora por las noches. Me quedé con la boca abierta. Encontré una vía para realizar un sueño a través de Tinder. Amo mi generación. Efectivamente, compartimos interés en nuestros perfiles, seguíamos hablando a través de Snapchat y llegamos a reunirnos entre las calles cinemáticas de Montmartre un sábado por la noche. Me llevó en su motora, susurrándome palabras en francés, describiendo la magia de París por la noche. No hay palabras que puedan describir mi experiencia con él. Solo puedo decir que llegué a sentirme libre y un poco más – wink wink. Ahora cuando escucho el nombre Gastón, no pienso en el de La Bella y La Bestia sino que enrojezco un poco y me adentro en la memoria de esa noche en París.

Datingpalooza

Mujer de 25 años

Tengo historias que ni botando se acaban, pero mi favorita es esta: conocía un grupo de jevos amigos que me encantaban todos y en vez de tirarme de pecho en vida real, me tiré de pecho dando swipe right en Tinder A TODOS. ¡A ver cuál cae! Comencé a salir con uno, pero se equivocó al decirme que el que más me gustaba del grupo estaba recién dejado. Ahí sí te digo yo que me fui de pecho. Tan de pecho que el primero desapareció del panorama al instante y así mismo acabé en una relación de tres años. Lo único bueno, es que ante lo sucedido, todos estábamos peaches and cream. 

NOT a “housewife”

Mujer de 22 años

Estaba ‘textiando’ con un tipo que conocí en Tinder. Él era extranjero, pero no de EEUU. No entendía ni hablaba bien inglés. Venía mucho a PR por su trabajo. Me caía bien pero noté que era demasiado conservador para mí. Me invitó a ser su “housewife” antes de conocernos en persona. Le dije que yo no servía para eso. Se estaba quedando por Aguadilla y guió hasta San Juan para al fin vernos. Fuimos a cenar. Él no entendía lo que decía, tampoco comentaba mucho. El silencio fue verdaderamente incómodo. 

Una flor de origami, ¿por qué no?

Mujer en sus 20

Salí con un tipo que me hizo una flor de origami. Eso era todo. Adiós. 

Nivel: Fifty Shades of Grey

Mujer en sus 30

Tuve el app por dos semanas y lo borre por esto… el único date que decidí aceptar fue un tipo que además de ser guapísimo parecía tener madurez, entre otras cosas. Nos encontramos en un lugar que ambos conocíamos bastante. Me compró varios drinks pero el solo bebía té. Dos horas después (no me atrevía a preguntar) me dice que llevaba dos semanas sober de varias adicciones y pienso, “ok, not the end of the world?”. Bah. Resulta que fuimos a su casa convenientemente a dos calles del lugar y entro y hay UN F*CKING FIFTY SHADES OF GREY LEVEL OF ROOM. Me fui en dos segundos y después me explotó el celular por un mes. Hasta volvió a la barra a preguntarle a mis amistades por mí. Clinically insane, dude!!!

 

Entonces: ¿las redes sociales están mejorando o dificultando nuestras relaciones?

Las redes sociales han impactado cómo las relaciones se crean, se mantienen y se rompen.

  • Por un lado, las redes sociales y la tecnología permiten las relaciones a larga distancia. Por otro lado, las redes sociales afectaron el dating “orgánico”, ya que el acercamiento puede ser superficial y espontáneo, y casi se hace sin compromiso o interés genuino. 
  • La búsqueda de la relación “de película” puede hacer que nos comprometamos aún menos cuando notamos fallas o incompatibilidades porque conocemos lo accesible que es conocer a otrx. Con otras opciones siempre disponibles a través de la web, puede parecer que no vale la pena trabajar un obstáculo o pasar por alto una falla para ver si la relación tiene potencial.
  • Hasta el fin de una relación simplemente no significa lo mismo de antes. Antes de la Internet, si te dejabas de alguien y querías evitar recordar la existencia de la persona se quemaban fotos, se cambiaba de rutina, o se mudaban a otra ciudad. Ahora, todas las vidas de tus exs, sus futuros jevitxs, y sus futuros hijos los podrás ver en la comodidad de tu propio hogar cuando sea. Qué creepy!

 

En fin, para los gustos los colores, ¿no? ¿La internet te acercó al mundo, pero te alejó de la vida? o ¿Tu vida se acercó al mundo con la internet? Todo depende cómo lo veas y cómo lo utilices. No está mal conocer gente a través de la internet siempre y cuando se hace con SEGURIDAD.

  • Siempre di dónde estás y con quién. Ten amistades de confianza que sepan tu paradero.
  • No des información personal. A nadie. 
  • Si te van a recoger, que no sea en tu casa. No des tu dirección.
  • Si no estás segura, NO SALGAS. Escucha tu intuición.

¡En fin, disfruta – con conciencia – de la tecnología que para eso está!

 

Visuales de la película de cine argentino, Medianeras, por Gustavo Taretto