True Story: Recibo $2,500 a cambio de “amor”

Jul 31, 2018 | Lifestyle, Spotlight

Mara verifica sus mensajes de texto en el celular y ve uno de parte de Paul confirmándole la cita para las 9 p.m. Mara se da un baño, le envía fotos de diferentes atuendos a sus amigas para que la ayuden a escoger, y comienza a maquillarse minuciosamente. Todo debe quedar perfecto. “Él se da cuenta de eso,” me dice cuando le comenté sobre su manicura. Mensualmente, Mara recibe un depósito directo de $2,500 de parte de Paul, y con eso, va a hacerse las uñas. Mara es una Sugar Baby y Paul es su Sugar Daddy.

Según data recogida por la página web SeekingArrangament.com, en Estados Unidos hay alrededor de 6 Sugar Babies por cada Sugar Daddy. En enero de 2016, más de un millón de estudiantes universitarios estaban en búsqueda de un Sugar Daddy en la página SeekingArrangement.com. Aproximadamente, 2 por ciento de la población femenina adulta en Estados Unidos son Sugar Babies.

MARA, 22

Mara lleva más de dos años involucrándose con hombres mayores—la mayoría extranjeros y muy muy pudientes—en la página SeekingArrangement.com. Mara se considera una veterana en el ambiente de “sugaring”: el nombre que le dan ella y otras Sugar Babies al estilo de vida de salir con hombres mayores a cambio de remuneración económica o en bienes materiales. Hasta ahora, Mara ha estado con 5 Sugar Daddies, pero solo tres de esas relaciones se han desarrollado a largo plazo. Su primer Sugar Daddy fue su primera relación y la primera persona que le rompió el corazón. Desde entonces, es lo único que ha sabido, y considera que nunca ha tenido una relación normal. Un arrangement es una relación normal para ella, y luego de estar tanto tiempo en la página, siente que nunca podrá tener una relación fuera de los términos de sugaring. Entonces, su segundo arrangement fue una relación intensa que la marcó de por vida, para bien y para mal.

“Una se somete a mucho maltrato emocional,” declara Mara con un tono de voz y rostro resignados. En un arrangement, a pesar de que debe ser una relación de beneficio mutuo, la comodidad del hombre va primero. La mayor dificultad a la que Mara se ha enfrentado es a reprimir sus emociones para que su Sugar Daddy se sienta cómoda. “Tú te tienes que amoldar completamente a lo que la otra persona quiere o piensa que quiere,” explica.

19 millones de mujeres en Estados Unidos sufren o han sufrido alguna enfermedad depresiva. La depresión afecta a mujeres mayormente entre los 25 y 45 años. Factores sociales como estrés por el trabajo, roles de género y expectativas que se tienen de la mujer, abuso sexual y la pobreza contribuyen a incidencias más altas de depresión en las mujeres.

Mara afirma que sugaring no es para todo el mundo. Estar segura de sí misma, ser fuerte emocionalmente, conocer y establecer tus límites son algunas de las cualidades que Mara considera imprescindible en cualquier persona que esté interesada en adentrarse al mundo de Sugar Daddies y Sugar Babies. Mara actualmente se encuentra en un arrangement que ella considera el más sano que ha tenido hasta ahora. Mara y su Sugar Daddy Paul pasan sus días saliendo a cenar, yendo a la playa y viendo películas en casa. Incluso, dentro de unos meses Mara va a conocer a la familia de Paul. Mara y Paul se sienten que están en una relación dentro de todo común y corriente, lo único más o menos diferente es que todos los meses, fielmente, llegan esos $2,500 a la cuenta de Mara.

La cantidad promedio de Sugar Babies varones registrados en SeekingArrangement.com llega a 1.3 millones. El Pew Research Center informó en agosto del 2017 que el total de la deuda estudiantil en Estados Unidos ha sobrepasado la marca de $1.45 trillones. Alrededor de 4 de cada 10 adultos de 30 años o menos tienen deudas por préstamos estudiantiles. 1 de cada 5 adultos con un bachillerato y con una deuda por préstamos estudiantiles necesita más de un trabajo para cubrir sus gastos. De aprobarse el más reciente plan fiscal de la administración de la Universidad de Puerto Rico, el costo del crédito subgraduado podría ascender a $200.

ÁNGEL, 23

En el mundo de Sugar Daddies y Sugar Babies hay dos maneras principales de conseguir arrangements. La primera es a través de aplicaciones y sitios web, y la segunda requiere un poco más de astucia sobre el ambiente. Varios Sugar Babies utilizan el método de ir a eventos sociales y a barras donde se conoce que Sugar Daddies o individuos con altos ingresos asisten regularmente, como lobbies de hoteles, casinos, restaurantes y pubs en áreas afluentes como Condado. Ángel conoció a su Sugar Daddy en la barra de un hotel. Su Sugar Daddy tenía un trabajo que requería que viajara todo el tiempo así que un arrangement le era ideal. A cambio de una mesada, pagarles sus cuentas de teléfono e Internet, y costearle su educación universitaria, Ángel aceptó a comenzar un arrangement con su Sugar Daddy.

Ángel admite que la relación le resultaba un poco extraña ya que el Sugar Daddy mayormente lo que quería era hablar por teléfono y tener a alguien a quien contarle su diario vivir. Sin embargo, cuando su Sugar Daddy viajaba para verlo en persona, los encuentros sexuales le eran insufribles a Ángel porque no se sentía atraído a su Sugar Daddy en lo absoluto. A pesar de este inconveniente, Ángel mantiene que se benefició mucho del acuerdo que tenían. Incluso, consiguió que su Sugar Daddy le costeara un viaje de intercambio estudiantil a Inglaterra. Luego de regresar de ese viaje, Ángel terminó el arrangement con su Sugar Daddy porque había comenzado una relación con un joven de su edad, quien no estaba involucrado en el mundo de sugaring. No obstante, poco tiempo después, esta relación también se desintegró y Ángel está nuevamente en comunicación con un Sugar Daddy. A veces la necesidad y la costumbre hacen difícil el no volver a entrar a la página en búsqueda de este intercambio personal y económico…

LIZBETH, 21

Lizbeth se levanta en una cama King en uno de los últimos pisos de los condominios de alto costo que siguen surgiendo en el área de Miramar y Santurce. La cama está vacía. Lizbeth camina sobre los pisos de mármol del apartamento y se acerca al ancho cristal que la separa del ajetreo mañanero santurcino. Desde el piso 17, con los toldos azules cubriendo los techos de las casitas de Santurce se ven diminutas. En el counter de la cocina hay un sobre pequeño. Lizbeth lo abre y cuenta los billetes de $100 que hay adentro. Luego, se comienza a hacer desayuno tranquilamente.

 “Necesitaba la validación,” confiesa Lizbeth. “Yo tenía el corazón roto.”

Para Lizbeth, entrar a la página y conocer Sugar Daddies potenciales fue una manera de encontrar validación y atención de otras personas. Ella sentía que en estos momentos lo único que tenía por ofrecer era su juventud y su belleza, incluso su curiosidad sexual. Lizbeth es fiel creyente de que uno debe intentar todo, aunque sea una vez en su vida. Y para ella, ese era el momento. A sus 20 años sabía que se sentía atraída por hombres mayores, y SeekingArrangement.com le ofrecía una oportunidad para conocer a individuos interesantes en esa demográfica.

El valor neto promedio de los Sugar Daddies extranjeros en la página es de 4 a 6 millones de dólares. La mayoría de los Sugar Daddies son inversionistas estadounidenses que están por un periodo corto de tiempo en Puerto Rico haciendo proyectos bajo las Leyes 20/22. Con el nuevo plan contributivo de Donald Trump, inversionistas que estén en proceso de convertirse residentes de Puerto Rico solo tienen que pagar 4% de sus ingresos al IRS versus el 17% antes de que la reforma contributiva estuviera en efecto.

No obstante, Lizbeth nunca se sintió cómoda pidiéndole dinero directamente a los Sugar Daddies, ya que para ella no fue la razón principal por la que entró a la página. A pesar de estar con hombres que contaban con grandes fortunas, ella notaba que no eran muy ostentosos con su dinero. Sin embargo, cuando le contaban a Lizbeth sobre su vida diaria, como el hecho de que volaban privado, compraban bienes raíces y eran dueños de aviones, entonces se daba cuenta de su verdadero estatus económico.

Ya hace unos meses que Lizbeth cerró la página porque no se sentía cómoda con las dinámicas de poder entre ella y los Sugar Daddies. En varios arrangements los Sugar Daddies tenían una idea fija de lo que querían con la Sugar Baby, y no le daban espacio a Lizbeth a explorar la relación a su tiempo. Con el tiempo, Lizbeth se dio cuenta que sus Sugar Daddies no tenía tiempo para compartir con ella, y solo la quería para encuentros sexuales. A Lizbeth se le hizo difícil mantenerse desprendida emocionalmente de sus Sugar Daddies, y esto en parte fue la razón por la cual Lizbeth dejó la vida de sugaring.

Escrito por Gabriela Hernández