El Ingrediente que Faltaba en Tu Desayuno

by | Mar 27, 2017 | Lifestyle, Wellness

Integrar polen en las comidas suena raro, pero cada vez se descubren más nutrientes en este producto. El polen de abeja se puede encontrar en forma granulada, en polvo, mezclado con cacao, en cereales o en levadura de cerveza. Se recomienda tomar tres cucharadas durante el día, ya sea solo o con comidas que contengan enzimas como el yogurt o jugo de frutas natural. Puedes añadir polen granulado a tus smoothies, bowls de aí, yogurts, o barras energéticas de granola. Lo mejor es ingerirlo en la mañana para así tener todo el día para quemar la energía que nos aporta. ¿Por qué añadirlo a tus comidas? Aquí algunos de sus múltiples beneficios:

Para resfriados: El polen contiene vitaminas y minerales que lo hacen un suplemento ideal para fortalecer tu sistema inmunológico, especialmente en los cambios de temperaturas. La combinación de estos no se encuentra en ningún otro alimento natural.

Para el estado de ánimo: El polen de abeja es ideal cuando tenemos los ánimos bajos o estamos irritadas, estresadas, deprimidas o cansadas, ya que incrementa la producción de glóbulos rojos y ayuda a recuperar las fuerzas.

 

Estimula tu mente: Si estás cansada mental y físicamente por estudiar tanto, con el polen puedes renovar tus deseos de estudiar y mejorar la memoria.

Elimina problemas intestinales: El polen ayuda a combatir las malas digestiones ya que posee propiedades anti-inflamatorias.

Excelente para la energía: El polen funciona como un revitalizante, ya que mejora las condiciones vitales del organismo. Estudios realizados indican que días después de tomar polen, el organismo se siente más enérgico y con mayor fuerza.

Así que, a cuidar de las plantas y abejas que nos ofrecen tantos beneficios para nuestra salud. Una vez incorpores el polen en tus comidas y veas los resultados, olvidarás que en algún momento pensaste que era una combinación rara.

Por Nydia González