Finstagram: tu cuenta secreta para risas, papelones, y más…

Finstagram: tu cuenta secreta para risas, papelones, y más…

by | Aug 16, 2018 | Features, Lifestyle, Moda y Belleza, Trends

¡El secreto de Finstagram ya está afuera y nos enteramos! En estas cuenta privadas encontrarás todo lo que no ves en las cuentas originales de Instagram de tus amigos. Chistes, fotos vergonzosas, tu amiga desahogándose a lágrima viva y hasta una que otra foto caliente… todo esto es parte de la nueva tendencia de crear cuentas falsas en Instagram. De ahí viene el nombre “Finstagram” (fake + Instagram): una cuenta privada, alterna a tu Instagram real, donde publicas tus pensamientos y sentimientos más sinceros. Si correr tu cuenta personal se ha convertido en un estrés escogiendo el filtro perfecto, pensando en el caption más ingenioso y manteniendo la estética perfecta, un finsta puede convertirse en un escape necesario dentro de las mismas redes sociales. En un Finstagram, puedes sentirte en la confianza de ser tú misma. Claro, con los beneficios y consecuencias que eso conlleva…

 

¿Cómo hacerte un Finstagram?

No te preocupes, no tienes que bajar ninguna otra aplicación. Si quieres hacerte un “fake Instagram”, accede a tu cuenta común y corriente, entra a tus configuraciones, baja hasta donde dice “Agregar cuenta” y listo. Para crear tu nuevo nombre de usuario, debes ser lo más creativa posible y procurar que nadie lo ate a tu persona real. Date la libertad de ser tan excéntrica como quieras: piensa en nombres como gatagangster777, tuprincesitafeminista, 88DarkkBunyy88, etc. El punto es tripearte lo más posible y un poco imitar esos e-mails y usuarios de AOL Messenger ridículos que teníamos cuando éramos pequeños. ¡Y que no se te olvide hacer la cuenta privada! Por favor.

¿A quién seguir?

Bueno, todo depende de lo que vayas a poner en tu feed, pero por lo regular debes tener a otros Finstagrams como tus seguidores mutuos. En otros casos, si no todos tus amigos se han unido a la moda de tener cuentas de Instagram falsas, puedes seguir a tus amigos más cercanos, los que sabes que no te van a juzgar (ni delatar). Otro aspecto de Finstagram que no podemos obviar es que, sí, mucha gente lo usa para subir sus nudes. ¿Y qué? ¡No hay nada malo en eso! Además, si no tienes pareja pero siempre has querido tomarte fotos sexys, es un espacio seguro para comenzar. Recuerda que tú escoges quién te sigue y a quién mostrarle tu cuerpo. Vívetela, girl.

¿Qué postear?

Piensa en Finstagram como este hoyo negro donde la gente pierde la noción de lo que es apropiado para las redes sociales. Después de todo, en nuestras cuentas de Instagram originales no nos mostramos tan “reales” como pretendemos ser. A veces podemos llegar a exhibir una vida “perfecta” que para nada se asemeja a nuestro día a día. Entonces, orgánicamente, en Instagram se ha creado otro lugar de comunidad donde nadie se siente que debe impresionar a nadie. Es lo que le faltaba a nuestra vida digital: un espacio de intimidad donde podemos ser verdaderamente reales.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Muchas cosas. A pesar de que es una cuenta privada, te la puedes jugar si aceptas una solicitud de una cuenta con todas las características de un Finstagram, pero no sabes de quién es. Solo porque @mantecadodemofongo suena como alguien con quien te podrías reír, no significa que debes aceptar que vea tu contenido más privado. Otra cosa, si la razón por la cual te hiciste un “finsta” es para desahogarte de lo injustas que son la vida y la gente contigo, recuerda que los chismes siempre vuelven a donde ti. Lo bueno es que si te reportan, es tan fácil como crear otra cuenta y empezar de nuevo.

Mi propia finsta-pesadilla

Ahora me río, pero cuando me sucedió quería que la tierra me tragara. Llevaba algunas semanas con mi Finstagram cuando una mañana me levanto y veo que tengo una solicitud de mi abuela. (Sí, mi abuela usa Instagram.) Decidí ignorarlo pensando que probablemente ella ni sabía de quién era la cuenta, pero resultó que mi abuela llamó a mi madre completamente escandalizada porque reconoció mi finsta. El problema terminó siendo que en mi bio tenía un hashtag en la onda de liberación femenina que no utilizaba las palabras más apropiadas, digamos… (Sorry, Abu!) 

Mi madre me confrontó preguntándome si era verdad y me salió con la cantaleta de que tuviera cuidado con lo que ponía en las redes. Yo, por supuesto, le reiteré que la cuenta era privada. No obstante, la verdad es que tenía razón. Por no ser más maliciosa, pensé que nunca asociarían la cuenta conmigo. Obviamente después de ese incidente lo primero que hice fue cambiar mi nombre de usuario y poner un meme de foto de perfil. Ahora sería imposible que mi abuela me reconociera. O por lo menos eso espero…

TOP

Newsletter Signup

Subscribe to our Newsletter to be the first to know about it.

    Hey there!

    Let's keep in touch.

    You have successfully subscribed. Yay!

    Pin It on Pinterest