Juguetes para Niñas vs Juguetes para Niños: It’s Total BS

Dec 22, 2016 | Features

Hace poco más de un mes, Hillary Clinton estuvo a punto de convertirse en la primera mujer en ser presidenta de los EEUU. Esto, sin embargo, parece que no lo saben las compañías y tiendas de juguetes para niños y niñas. Y es que si observamos la oferta de juguetes para esta temporada de Navidad, pareciera que estamos todavía en los 1950 y que no hemos avanzado ni un centímetro en la lucha por la igualdad de géneros.

La división es clara: para los niños hay tecnología, carros, superhéroes y deportes, en todos los colores posibles. ¿Para las niñas? Belleza y maternidad, todo en color rosa. La idea de que los roles por razón de género son una cosa natural está vivita y coleando en la industria de los juguetes. Los niños, en la calle, jugando y trabajando. Las niñas en la casa, mapeando y cambiando pañales.

¿Es esta la idea que queremos inculcar en los niños y niñas? Si tomamos por cierto que la personalidad se desarrolla principalmente en los primeros años de vida, es esencial que los juguetes que regalamos a los niños y niñas reflejen los cambios sociales que se han dado a través de los años, y que tanto esfuerzo han requerido de infinidad de mujeres que han luchado por la igualdad. Y, contrario a lo que podrían pensar, la situación con los juguetes es peor ahora que hace muchos años atrás, cuando los roles por género era una regla generalizada e institucionalizada.

¿Cómo es esto posible en el 2016? Podemos contestarlo con una sola palabra: mercadeo. Para los manufactureros y distribuidores de juguetes, resulta más sencillo y ventajoso segmentar la población de menores de edad en dos bandos claramente definidos. De esa manera, pueden dirigir sus campañas de una manera más clara, sin tomar en consideración la fluidez que cada vez más existe en la relación entre los géneros. Podrían dividir las categorías por edades, intereses o talentos, como se hace (más o menos) con el resto de la población, pero no: los nenes con los nenes y las nenas a la cocina, haciendo cupcakes.

Como pueden ver, it’s total BS. Major, stinking BS. ¿Hay alguna razón por la que un niño no puede cuidar de un bebé de juguete, o por la que una niña no puede recibir, en lugar de una Barbie, una espada de superhéroe? Si ellos lo desean, y los hace felices y mejores personas, why not? Pero esto, por razones obvias, no es algo que corresponde a los niños y niñas sino a nosotros, los adultos que elegimos los regalos por ellos. Ya seas madre, tía, hermana o amiga y buscas un regalo para una niña, harías bien en considerar todo el espectro de juguetes a tu disposición, y no solo los que son mercadeados como específicamente ‘para niñas’. Igualmente con los regalos para varones. Puede que parezca un paso pequeño y sin mucha importancia, pero es esencial si queremos movernos hacia una sociedad donde todo sea para todos, sin importar los genitales con los que nacimos. En fin, que esto de los juguetes no es cosas de niños.

Por Mercedes Luna