Piezas para Toda la Vida por Agnes Anna

Jun 10, 2017 | Designers

La manera más fácil de describir el estilo de Agnes Anna es con su pieza favorita: una blusa que combina tela de hoja de piña, lino, botones hechos en cerámica y un par de bordados con patrones únicos hechos por su abuela. Esta descripción engloba el concepto de la marca Agnes Anna, la cual lleva en Puerto Rico 5 años. Entre los elementos más importantes que la diseñadora toma en consideración, está el uso de materiales que sean duraderos.

Un ejemplo perfecto de esto es la tela hecha con hojas de piña, que se encuentra en muchos de sus diseños. Este afán por las telas distintas va más allá de la durabilidad y calidad, también toma en consideración el medio ambiente. “La industria de la moda se está moviendo hacia un estado más consciente del medio ambiente. Hay un problema con los desperdicios y la contaminación que la industria produce. Por eso quiero mantener mi trabajo hermoso y lo menos dañino posible”, explicó Agnes sobre su inclinación hacia las telas naturales y la eliminación de telas sintéticas.

A través del uso de estas telas ‘eco-friendly’, que resultan ser perfectas para el clima tropical en el que vivimos, Agnes logra crear ropa que da ganas de usar una y otra vez hasta desgastarla. Por suerte, la selección de materiales y la calidad que se encuentra en cada artículo, asegurarán que estas piezas aguanten todo el uso que le des y mucho más.

Mientras algunos diseñadores se concentran en hacer muchas piezas para vender en varios lugares, el nicho de esta diseñadora, al igual que muchos negocios locales, se concentra en hacer piezas únicas. Agnes se refiere a las telas como “edición limitada” y se asegura de comprar en cantidades reducidas, siempre teniendo en mente a la clientela que compra su ropa en tiendas como LUCA, Con Calma y Placard.

Todas y cada una de las piezas de Agnes Anna cumplen con los más altos estándares altos de calidad. Su creatividad con las telas y estampados te dejará con ganas de llenar tu closet entero con sus creaciones.

Por Ana Eliza Montilla